Como el ladrido de un perro.

Esos libros, bien colocados, fueron una escalera para llegar hasta este piso,
Esas películas, bien vistas, fueron una puerta y un marco.

Todas esas cosas, no pueden salvarme,
La energía, por si sola, no se activa ni se conmuta.
La magia, sin ilusión, no aparece ni se toca.
Todas esas cosas ya no significan nada.
Menos que un mechero muriendo.

Por eso ahora ya sé que la imagen no puede salvarnos,
el sexo no puede salvarnos,
y que ya casi no debo nada.
Así que, en el líquido, cruzo los dedos.
Y nunca sabrás si lo hago porque busco la suerte
o porque ya no te quiero.

Pon música.
Me ahogo.
A ti ya no te debo nada,
tus besos no han podido salvarme.
Así que pon música…
ella ya me ha salvado muchas veces.


Las imágenes mienten,

la música es verdad.


Es sencillo como el ladrido de un perro.

Piérdete

Y dirígete directamente donde suene la música.

Anuncios

  1. Pensez-vous vraiment que c’est vous qui me fait penser à moi? Comme toujours lorsque vous écrivez vous transférer une partie de ma fondation, mes pensées sont un artiste un bon artiste

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s