El tonto del pueblo

Aquí no puedo jugar al escondite

porque hay tantos perros que no me conocen,

que me descubren con sus risas a cada paso que doy.

Y yo les digo que he venido sin equipaje

Y que por eso visto como un niño.

Cojo las setas equivocadas,

caminando por los senderos que no llevan a ninguna parte,

asustándome de las serpientes y de las arañas.

Mirando entre los arbustos y bajo la cama.

Y las mujeres se compadecen

con la misma expresión con la que te despediste de mi:

Lástima.

Lástima no haberte atado a mi cama.

Apuntan las garras de los gatos en las almohadillas

cuando me acerco haciendo footing entre los viñedos

y se encogen cuando ven que lo que me inquieta

no es más que mi sombra proyectada en la tierra.

Murmuran en el pueblo cuando paso absorto ojeando el teléfono,

o cuando me quedo mirando a los espantapájaros,

vistiendo los mismos harapos que ellos les ponen.

Con la misma mirada baldía.

Y yo les digo que he venido sin equipaje.

Porque estoy otra vez aquí para olvidarte,

en el único lugar que conozco

donde nadie me ha visto besarte.

Estas montañas nunca nos han contemplado juntos,

a estos árboles no les importa quién eres.

Zumban mis oídos cuando entro en el bar,

me retiro los auriculares

y meto las monedas en la máquina de tabaco.

Zumban poco, porque ya casi no comentan.

Ya no estoy en tela de juicio,

estoy donde siempre tuve que estar.

Con los zapatos embarrados en sus cultivos,

lo que yo sepa hacer en la ciudad

no importa una mierda.

Aquí no tengo poderes.

Y el pueblo parece vacío

hasta que abro las puertas del cementerio.

No hay ninguna persona que me importe allí dentro,

no hay nadie de mi familia.

Y es por eso

que yo tampoco les importo a ellos.

Pero vienen a vigilarme,

porque llevo auriculares, una cámara

y la ropa de un niño.

La ropa que usaba en el colegio.

He venido en el vagón-restaurante

He venido sin equipaje

A ocupar mi trono

A desempeñar mi papel.

Porque este pueblo no tiene,

A este lugar le faltaba yo:

El tipo en el que nadie confía

El niño al que sus hermanas travestían.

El tonto del pueblo.

Enero 2012
Untes (Ourense)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s