El amuleto

El amuleto era un escarabajo de chapa

que pusiste en mi solapa

 para protegerme de los nuevos pecados

y de las ideas peregrinas.

Lo dejaste allí y me miraste

como una suicida que ve el arco iris

en el instante de apretar el gatillo.

Los dos con mismo enjambre en la cabezzzzzzza.

Los dos con el mismo te-temblor en el ojo.

Y el escarabajo te mordió cuando me besaste.

A ti que me lo regalaste.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s