REVERB EN LA PUNTA DE LA LENGUA

Ese perro que…

¡guau!

…ha visto algo

y se queda con el ladrido perfecto

en la punta^ de la lengua.

¿Qué le pasa?

Quiere una galleta.

Tiene hambre.

Creo que tiene sueño.

Ese niño que entiende una cosa

pero no puede envolvértela en palabras.

El que no puede transmitirla.

Tiene fiebre.

Le has confundido.

Cuando seas mayor lo entenderás.

Ese músico que escucha el Groove

antes de encender el estéreo

canturreando esa melodía

sobre un colchón imaginario.

Y se deja llevar…

Se deja llevar.

Sí, sí… se deja llevar.

Ese cantante que grita hasta el delirio

en habitaciones imaginarias

de reverberaciones a su servicio

vicio

icio

cio

io

o.

encendiéndose un cigarrillo de verdad.

-feedback-

Encendiendo audiencias inventadas.

 

Ese mono que no percibe el estéreo

pero hace ya rato

que sus oídos

lo están recibiendo.

Alto y claro.

 

Lo tenía…

lo tenía,

¡maldita sea!

en la punta de la lengua.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s