LAS ALTAS PRESIONES – honores.

Es un secreto a voces que “Las Altas presiones”, película de Ángel Santos en la que tengo el honor de participar muy brevemente, se ha convertido en una de las referencias cinematográficas del año.

Después de haberse presentado en Corea y en multitud de ciudades de nuestro país, el film ha ganado el premio a la mejor película en el SEEF -Festival de Cine Europeo de Sevilla-

¡ENHORABUENA!

“WALKIE TALKIE” en Walkitalkis radioteatro.

Por confuso que resulte, el colectivo “Walkitalkis” publica mi pieza de radioteatro Walkie-Talkie que se puede escuchar completa -y gratuitamente- pulsando sobre la imagen.

walkietalkievol2

Muy pronto se publicará también la versión en castellano a través de “EL ESTADO MENTAL – RADIO”.

PSINOPSIS:
WALKIE TALKIE es una cuento sobre la soledad en la era de la comunicación y el desarraigo del presente.
Se trata de una comedia teñida de influencias de la cultura de los años ochenta, provista de un estilo inocente, similar al de los antiguos seriales radiofónicos o televisivos como “The Outer limits” o “The Twilight Zone” a los que homenajea.
 La historia se centra en una niña pequeña que crece en un presente convulso, agravado por un padre desempleado y la ausencia de su fallecida madre.
Esta niña -Rosana-, recibe por su aniversario unos Walkie Talkies a pesar de ser hija única y un tanto solitaria.
Accidentalmente, uno de estos receptores conecta con un astronauta en órbita: Tomás Mayor, varado en el espacio debido a una larga interrupción en su misión, ocasionada por la falta de fondos de la empresa que le ha enviado hasta allí.
Tomás tratará de salvarse a través de una conversación con la niña hasta que, entre ambos, surge la complicidad de los que se sienten solos.
Encontrarás más piezas del colectivo pinchando AQUÍ.

Dos episódicos en la webserie “Angélica y Roberta” y un micro-teatro en Compostela

Acaban de colgarse en la red los dos capítulos de “Angélica y Roberta” en los que tengo el orgullo de participar.

Se trata de una brillante web-serie de Sonia Méndez y Sandra Lesta con Xúlio Abonjo y Alberto Rolán entre otros ilustres actores.

Los episodios, ambos de la segunda temporada, han sido dirigidos por Judas Díaz y salta a la vista la calidad del equipo humano que está detrás de la criatura.

En esta primera entrega suena también un tema de la banda en la que toco: Modulok

Si os han gustado, existen dos temporadas enteras disponibles en la web.

La serie está nominada de manera múltiple en los Premios Mestre Mateo del audiovisual galego.

El trabajo ha sido casi una prolongación de “¡La humanidad es difícil! ¡Es difícil la humanidad!” un micromusical dirigido por Carlos Losada que Sandra, Sonia y yo hicimos hace unos meses en “A Regadeira de Adela” el Micro-teatro de Compostela.

Un lugar harto recomendable donde suceden eventos maravillosos cada dos por tres y también, dicho sea de paso, una de las pocas alternativas al teatro que quedan en esa ciudad.

Os dejo el trailer del espectáculo, con el temita principal interpretado en directo. Justo al lado del a cámara. 😀

El tonto del pueblo 4. “El palo”

Esta semana publico otra pieza en vídeo de “El tonto del pueblo”.

La pieza musical ha sido creada de forma no convencional, trabajando directamente sobre las herramientas de edición de vídeo.

En este fragmento aparecen grabaciones de campo, piano y rasgueos de guitarra eléctrica.

Me interesa operar de este modo en este proyecto, buscando una auténtica relación entre los elementos musicales, la palabra y la imagen.

El Spoken word ha ido cobrando forma durante la gira de Raposo y no ha sido escrito nunca sobre papel.

El tonto del pueblo con Fee Reega.

Os presento la primera pieza de mi serie de vídeos sobre EL TONTO DEL PUEBLO.
En esta ocasión me acompaña Fee Reega a las voces.
A lo largo de este mes de Octubre, presentaré un primer EP con parte de la música relativa al proyecto.

Pulsa AQUÍ para escuchar más música de FEE REEGA.

O búscala en su sello, PAUKEN. Pulsa AQUÍ.

En el nido de la Urraca

Eres como la urraca,

siempre mirando por encima del ala.

Fíjate en como ardes de rabia

y gritas malhumorada.

*

En el nido de la urraca

estaban las sortijas de la abuela

y las tuercas que el abuelo guardaba,

antes de perder un tornillo.

*

Lo has puesto todo perdido.

Demasiado peso en tu nido.

Todo peor que antes.

Demasiadas ideas brillantes.

*

En el nido estaban las chapas

de algunos refrescos calientes

y algunas sucias monedas

que ya no compran ni venden.

*

Fíjate en cómo me miras.

Fíjate en como maldices,

mientras examino cada fantasma

entre las ruinas de tu casa.

*

Tuerca o sortija,

chapa o moneda.

Para ti todas brillantes,

para ti todas iguales.

*

Copiabas los gritos de otros animales.

Te apoderabas de ellos.

Copiabas, copiabas y copiabas.

Te apoderaste de mí

y, mientras tanto,

yo me caía entrenando.

*

Te llevaste mis cosas,

así que arde en llamas, hija de perra

y sigue hablando de ti misma

mientras se llenan de tierra.

*

En el nido había un medallón

con la foto de mamá

y las llaves del coche

que no aparecieron más.

*

Y es que mira como se agita

e inyecta sus ojos en sangre,

al ver el nido caído

con sus tesoros perdidos.

*

Entre algunas pinzas del pelo

y chinchetas oxidadas,

asoma la yema de un huevo

sin hora alguna de vuelo .

*

Arde en el infierno,

pájaro de mal agüero.

Llora como una rata,

lo que no has sabido defender como un ave.

*

Te miré por última vez

mientras chillabas que ya no me querías.

Cogí el huevo roto

y dejé tus porquerías.

*

Demasiado peso en el nido.

Demasiada atracción al vacío.

¿Buscas algo que encante?

Lee mis labios.

¿Buscas algo brillante?

Mira mis dientes.

*

Cómprate algo bonito,

quédate el cambio.

Voy a freír este huevo

allá donde puedas verlo.

La única manera de preparar un pulpo

Saqué el pulpo de la mar salada.

Sus ventosas hallaban el vacío sobre mi piel.

El pulpo aprieta pero no ahoga.

Es constante.

No hay pasos de baile,

pero tampoco pasos en falso.

*

Cuando aprieta,

se trata de cultivar el asesino arte de esperar.

Aquí somos muy de esperar. ¿Sabes?

Muy asesinos.

Tampoco es doloroso.

Solo molesto

y da miedo.

Inofensivo. Créeme.

*

Había mucho vacío al que agarrarse.

Mucha nada entre la ventosa y mi epidermis.

Aquel ser había agotado todos los ases que guardaba en el tentáculo.

Se había metamorfoseado con las rocas,

había derramado ríos de tinta…

y, a pesar de todo, no logró tacharme del mapa.

*

Tenía tinta en la cara.

Tinta en los ojos.

*

Ahora lo que no sonaban eran pasos hacia delante.

Ahora parecía un asunto de cangrejos.

*

Se soltó del mismo modo en el que había apretado.

Con dignidad y respeto.

*

Yo era el vencedor

y había que golpearlo.

Machacarlo contra las rocas.

Los pulpos no sangran,

no existen osteópatas para los cefalópodos.

No hay traumatólogo para tan poco trauma.

Lo único que tienen en esa cabeza tan grande

son sus sesos.

Así de fácil.

*

Era el momento perfecto para perder la cabeza por la playa.

Tenía tinta en la cara.

Tinta en los ojos.

*

Mi respiración se entrecortaba

y el pulpo se ablandaba.

No debía detenerme.

Tan solo intenté ser tan limpio como él lo fue conmigo.

Dejar a mi especie en un buen lugar.

*

Al aflojarse sentí

que el animal había admitido su derrota.

Lo vi todo claro

y rompí a llorar.

Sudé tinta china.

*

Aún tenía un poco en los ojos.

*

Por suerte nadie podía verme.

Por suerte el trabajo ya estaba hecho

y firmado con tinta invisible.

*

Entré en la casa.

Le corté la cabeza con unas tijeras de pescado.

Arranqué los ojos y el pico.

Tenía un pico irreductible.

Un pico de oro.

Algo monstruoso.

Como si a Dios se le hubiesen mezclado las piezas del puzzle.

*

Enjugué mis lágrimas negras

y las congelé.

Lo metí todo en el frigorífico.

El pulpo y la tinta.

Cada cosa en su justo lugar.

*

Así hacemos esta clase de cosas por aquí…

ya sabes: mazar pulpos, enterrar gatitos o desangrar cochinos.

Creo que no hay otra manera de hacerlas.