Camino al Bafle

Poema para palabra hablada y una banda de rock borracha.

La banda eructa.

Camino al Bafle

piso una mierda

piso un cristal

piso a un poeta convertido en cucaracha.

*

Todo lo malo que pueda suceder,

ha de suceder.

*

Versus,

las imágenes

no tienen nada que hacer.

Camino hacia al bafle

con pies de plomo y un pulmón de acero.

*

Camino al bafle

Escupes

vendes y,

finalmente,

regalas…

Fuego.

*

Sparrings superdotados.

Imágenes de mierda

que poco o nada

pueden hacer contra el Bafle.

Teclista (casi no se le entiende) : Vamos camino al Bafle.

Vamos de cabeza

contra una nube

de gas lacrimógeno.

*

Tan cerca

la velocidad del sonido choca contra sí misma.

En una espiral científica.

*

Ahora hablas mi idioma.

La lengua de fuego.

Con toda esta mierda lo había olvidado:

Todavía podemos hablar.

Todavía puedo hacer que te rías…

de esto.

Afuera, en el camino, casi no se escuchan las voces.

¡Eh, amigo! ¿A dónde nos dirigimos?

Guitarrista borracho: ¡Vamos camino al bafle!

¿Cómo?

Guitarrista borracho: ¡Vamos camino al Bafle, justo al lado del escenario!

¡Qué peligro!

El salto del ángel.

Ese salto del demonio.

Basta de contrarios,

Basta de ironías de mierda.

El ruido tiene mucho más que decir.

El ruido

delante de donde cagaban los caballos.

Delante del Bafle.

¡Eh amigo!

¿Dónde coño vamos? ¿Hacia dónde decías que nos dirigimos?

Guitarrista borracho otra vez: ¡Vamos camino al Bafle!

*

John Sinclair

Los lobos

Los heavies

Las  fábricas de Detroit

Las ancianas

Lucharon

por nuestro derecho al volumen.

Y estamos aquí.

Justo aquí.

Camino al Bafle.

El bafle emana

Bajos gomosos. Bajos musculosos.

Profundos.

Pienso: Esto es grave.

¿Dónde coño decíais que vamos?

Teclista (alterado/barbitúricos): ¡Vamos camino al Bafle!

Estamos cerca.

Alguien con los ojos en blanco…

guía esta vez.

¿Dónde diablos vamos?

Bajsta borracho: ¡Vamos camino al Bafle!

El Bafle manda.

El Bafle, por lo visto… manda.

Todos los componentes de la banda gritan

Se funde un foco.

Llueven chispas.

Vamos camino al Bafle, vamos de cabeza,

Médiums:

Personas defectuosas.

Mal sintonizadas.

Marionetas de las interferencias

de emisoras desconocidas.

Dos componentes de la banda han de morir electrocutados en este momento.

Como los guitarristas de Eric Clapton.

-ENTRE INTERFERENCIAS-

Damas y caballeros,

seguimos aquí,

seguimos camino al Bafle.

Buenas noticas:

Se ha perdido la comunicación

entre lo que teníamos que hacer

y lo que podemos hacer.

Así que, sin duda es ahora

cuando estamos listos para hacer

lo que debemos de hacer.

 

Todos -MUY PEDO-: Vamos camino al Bafle.

Una niña me enseña las tetas.

Alcohol

Cocaína

Marihuana

Éxtasis

He dicho:

Alcohol

Cocaína

Marihuana

Éxtasis.

Vamos camino al Bafle.

Y gotean las orejas.

(La parte siguiente ha de ser gritada hasta destrozar la garganta y tener problemas para recitar las siguientes partes de texto)

¡¡¡¡¡El juego al que jugamos es verdad!!!!

Mueves las manos como si apartaras fantasmas.

El juego al que jugamos es serio.

Confundes a los fantasmas, sin saberlo,

como si dirigieras el tráfico.

FEEDBACK

Averno.

El bafle manda en Mi.

La banda toca MI.

Muy fuerte.

Mi.

Esa nota no soy yo.

¡¡¡Ahora sí que vamos camino al bafle, joder…!!!

El batería extranjero, sudado y  sin camiseta grita:

¡Nada vuela por encima de las águilas!

Y  después de esa mierda poética de segunda clase:

Pasa un avión no tripulado.

Un drone.

*

Es insoportable.

Es ridículo

caminar directo al bafle.

Es como saltar dentro de un tren:

No sabemos lo que puede suceder.

*

Animación suspendida.

Animación suspensa.

Ya  estamos frente al puto bafle.

Tiembla más que nosotros.

Pero el Bafle manda.

Todos gritamos.

Abrazamos al bafle

ponemos la cabeza contra la rejilla,

le damos besitos.

Quebramos nuestros tímpanos.

Partimos.

Pienso entre interferencias:

Todos gritan faltos de vitamina B1.

Esto es grave.

Faltos de medios.

Poco agudos…

El bafle barre frecuencias.

Selecciona, naturalmente, lo que más le conviene:

El bafle manda.

El bafle.

Él.

interview-sinclair2 johnSinclair_JennyRisher-300x300En la foto: John Sinclair.

Anuncios

El artista de verdad

El artista de verdad

está ahí en frente

en un descampado

aprovechando el viento

para pelear con su paraguas.

*

Mientras come con la uñas negras

afina cada lamparón

//que luce en su camiseta.

Sorbe la sopa.

Eructa un poema.

Y se fuma un cigarro.

*

Errñoza la gñar del gñorzo

No se le entiende al hablar…

gñé la gñeza del gñero.

Eso dice.

*

Energía…

Wattios

¿Wattios o voltios?

Corriente?

Alterna?

Da igual

se transforma.

*

Cada dos minutos

Un Buddha borracho se ahoga en su propio vómito.

Ningún otro Buddha lo siente.

Tienen prohibido sentir.

*

El artista de verdad

me ha preguntado

por qué me enamoré de ti

–          Si no tienes nada     –

¿Nada de qué?

¿Nada material…?

¿… o encanto?

Todavía me cuesta entenderle cuando habla.

*

Aquellos snobs lo encontraron en una cueva,

se lo llevaron a la ciudad

y a las dos semanas estaba metido en la habitación de aquel hotel

con la puerta cerrada por dentro.

Abrazado a un perro callejero.

*

El artista antes conocido (,,,)

…de verdad

El que pintaba en las paredes de una cueva.

No…

No se fijó en ti

No le interesó.

No te dedicó ni un momento.

Y me trataba como a un idiota

porque te echaba de menos.

*

Primero me dijo que quizás fuera el mar el que imitaba el sonido que hacen las caracolas.

Me preguntó si había visto alguna vez una caracola con un bicho vivo dentro.

Y después se rió de mí por haberme fijado en ti

*

El artista de verdad

se aburría en tu jaula blanca

mirando los espejos

en los que no se reflejaba.

*

Terminó como una planta enjaulada

Terminó como King Kong

encaramado a un rascacielos.

*

Perdió el polvo de volar

y fue entonces cuando

/cansado

me dijo que las flores

de ese jarrón de ahí arriba

eran plantas invasoras

que

-allá en el pueblo-

arruinaban su viñedo.

*

Se  murió en la ciudad.

Se convirtió en algo más.

Pero antes de hacerlo,

me cogió de la mano y me dijo:

“La única cosa que mantiene mi cabeza atada a la tierra

es mi cuerpo”

Mobius Umbrella 1 david tallis

Imagen: Mobius Umbrella (David Tallis)

ALFA

Un gato tuerto

Un zorro cojo

Así los reconocerás.

Ninguno brilla en la oscuridad.

 *

Quería pedir ayuda pero no entiendo este teléfono.

*

Muros de uralita.

*

No es mi cartera,

se la he robado a un espantapájaros.

 *

Dicen que han visto a un alfa bebiendo en la fuente

-NO-POTABLE –

¿Cómo es posible?

Un cuerno roto

Un cuerno quemado

A-fonía.

 *

Todos los deportistas están perdiendo sus títulos

drogados mientras compiten.

Gamberros que deslumbran.

*

Dicen que han visto a un alfa rebuscando en la basura.

La única diferencia entre un alfa y un beta,

la única diferencia…

 *

Prefieres hacer sumas a escribir.

Prefieres eso.

*

Has visto las huellas de un alfa

Has visto gotitas de sangre en la tierra.

 *

Pegaba a su mujer

Bebía

Dicen que

se masturbaba mientras conducía.

 *

Mueren todos los políticos de un país en un complejo accidente de avión.

 *

Mujeres que follan con gays.

Una mala gestión.

Quedarse solo,

en una casa bajo el nivel de la carretera.

 *

Bajando siempre el mismo escalón.

Bajando.

 *

¿Buscas al alfa?

Busca a alguien que no sonría.

Busca a alguien cansado.

Busca a un muerto.

 *

Me han visto encenderme un cigarro en el monte

Solo se preocupan por los malditos incendios

Ellos me odian.

 *

Un perro muerto.

Probablemente…/

/no soy un experto.

Nadie lo es ya.

 *

Ese gato está deprimido

MUY gordo.

Solo quiere masticar.

Probablemente…/

/no soy un experto.

 *

He visto a un pájaro estrellarse contra una pared.

Varios hombres hacen turnos para mear en el árbol.

Uno no quiere.

 Prefiere esperar.

 *

Un bar para beber solo.

Un bar para ver doble.

Allí lo encontrarás.

¿Buscas al alfa?

Allí lo encontrarás.

Ponme algo doble.

 *

La única cosa necesaria.

El único precio

es

no tener miedo a…

esta dispuesto a…

 *

Ultrasonidos que asustan a los perros

¡Vaya invento!

Ese que se acerca…

Ese que está tuerto.

Ese es.

El tonto del pueblo 4. “El palo”

Esta semana publico otra pieza en vídeo de “El tonto del pueblo”.

La pieza musical ha sido creada de forma no convencional, trabajando directamente sobre las herramientas de edición de vídeo.

En este fragmento aparecen grabaciones de campo, piano y rasgueos de guitarra eléctrica.

Me interesa operar de este modo en este proyecto, buscando una auténtica relación entre los elementos musicales, la palabra y la imagen.

El Spoken word ha ido cobrando forma durante la gira de Raposo y no ha sido escrito nunca sobre papel.

En el nido de la Urraca

Eres como la urraca,

siempre mirando por encima del ala.

Fíjate en como ardes de rabia

y gritas malhumorada.

*

En el nido de la urraca

estaban las sortijas de la abuela

y las tuercas que el abuelo guardaba,

antes de perder un tornillo.

*

Lo has puesto todo perdido.

Demasiado peso en tu nido.

Todo peor que antes.

Demasiadas ideas brillantes.

*

En el nido estaban las chapas

de algunos refrescos calientes

y algunas sucias monedas

que ya no compran ni venden.

*

Fíjate en cómo me miras.

Fíjate en como maldices,

mientras examino cada fantasma

entre las ruinas de tu casa.

*

Tuerca o sortija,

chapa o moneda.

Para ti todas brillantes,

para ti todas iguales.

*

Copiabas los gritos de otros animales.

Te apoderabas de ellos.

Copiabas, copiabas y copiabas.

Te apoderaste de mí

y, mientras tanto,

yo me caía entrenando.

*

Te llevaste mis cosas,

así que arde en llamas, hija de perra

y sigue hablando de ti misma

mientras se llenan de tierra.

*

En el nido había un medallón

con la foto de mamá

y las llaves del coche

que no aparecieron más.

*

Y es que mira como se agita

e inyecta sus ojos en sangre,

al ver el nido caído

con sus tesoros perdidos.

*

Entre algunas pinzas del pelo

y chinchetas oxidadas,

asoma la yema de un huevo

sin hora alguna de vuelo .

*

Arde en el infierno,

pájaro de mal agüero.

Llora como una rata,

lo que no has sabido defender como un ave.

*

Te miré por última vez

mientras chillabas que ya no me querías.

Cogí el huevo roto

y dejé tus porquerías.

*

Demasiado peso en el nido.

Demasiada atracción al vacío.

¿Buscas algo que encante?

Lee mis labios.

¿Buscas algo brillante?

Mira mis dientes.

*

Cómprate algo bonito,

quédate el cambio.

Voy a freír este huevo

allá donde puedas verlo.

La única manera de preparar un pulpo

Saqué el pulpo de la mar salada.

Sus ventosas hallaban el vacío sobre mi piel.

El pulpo aprieta pero no ahoga.

Es constante.

No hay pasos de baile,

pero tampoco pasos en falso.

*

Cuando aprieta,

se trata de cultivar el asesino arte de esperar.

Aquí somos muy de esperar. ¿Sabes?

Muy asesinos.

Tampoco es doloroso.

Solo molesto

y da miedo.

Inofensivo. Créeme.

*

Había mucho vacío al que agarrarse.

Mucha nada entre la ventosa y mi epidermis.

Aquel ser había agotado todos los ases que guardaba en el tentáculo.

Se había metamorfoseado con las rocas,

había derramado ríos de tinta…

y, a pesar de todo, no logró tacharme del mapa.

*

Tenía tinta en la cara.

Tinta en los ojos.

*

Ahora lo que no sonaban eran pasos hacia delante.

Ahora parecía un asunto de cangrejos.

*

Se soltó del mismo modo en el que había apretado.

Con dignidad y respeto.

*

Yo era el vencedor

y había que golpearlo.

Machacarlo contra las rocas.

Los pulpos no sangran,

no existen osteópatas para los cefalópodos.

No hay traumatólogo para tan poco trauma.

Lo único que tienen en esa cabeza tan grande

son sus sesos.

Así de fácil.

*

Era el momento perfecto para perder la cabeza por la playa.

Tenía tinta en la cara.

Tinta en los ojos.

*

Mi respiración se entrecortaba

y el pulpo se ablandaba.

No debía detenerme.

Tan solo intenté ser tan limpio como él lo fue conmigo.

Dejar a mi especie en un buen lugar.

*

Al aflojarse sentí

que el animal había admitido su derrota.

Lo vi todo claro

y rompí a llorar.

Sudé tinta china.

*

Aún tenía un poco en los ojos.

*

Por suerte nadie podía verme.

Por suerte el trabajo ya estaba hecho

y firmado con tinta invisible.

*

Entré en la casa.

Le corté la cabeza con unas tijeras de pescado.

Arranqué los ojos y el pico.

Tenía un pico irreductible.

Un pico de oro.

Algo monstruoso.

Como si a Dios se le hubiesen mezclado las piezas del puzzle.

*

Enjugué mis lágrimas negras

y las congelé.

Lo metí todo en el frigorífico.

El pulpo y la tinta.

Cada cosa en su justo lugar.

*

Así hacemos esta clase de cosas por aquí…

ya sabes: mazar pulpos, enterrar gatitos o desangrar cochinos.

Creo que no hay otra manera de hacerlas.

REVERB EN LA PUNTA DE LA LENGUA

Ese perro que…

¡guau!

…ha visto algo

y se queda con el ladrido perfecto

en la punta^ de la lengua.

¿Qué le pasa?

Quiere una galleta.

Tiene hambre.

Creo que tiene sueño.

Ese niño que entiende una cosa

pero no puede envolvértela en palabras.

El que no puede transmitirla.

Tiene fiebre.

Le has confundido.

Cuando seas mayor lo entenderás.

Ese músico que escucha el Groove

antes de encender el estéreo

canturreando esa melodía

sobre un colchón imaginario.

Y se deja llevar…

Se deja llevar.

Sí, sí… se deja llevar.

Ese cantante que grita hasta el delirio

en habitaciones imaginarias

de reverberaciones a su servicio

vicio

icio

cio

io

o.

encendiéndose un cigarrillo de verdad.

-feedback-

Encendiendo audiencias inventadas.

 

Ese mono que no percibe el estéreo

pero hace ya rato

que sus oídos

lo están recibiendo.

Alto y claro.

 

Lo tenía…

lo tenía,

¡maldita sea!

en la punta de la lengua.

 

GOODY

Hay una campana de cristal.

Y en la campana un diamante.

        *

El sitio es como un museo.

Blanco, y a veces aburrido.

Detrás de una columna,

hay ¶un ladrón,

con camiseta de rayas.

-B-a-r-r-o-t-e-s

IIIIIIIIIIIIIIIIII

i-n-v-e-r-t-i-d-o-s-

Que lleva un antifaz negrOO

más claro que sus Ôjeras.

El ladrón está hecho de píxeles

al igual que la campana.

Y, a pesar de eso,

le entendemos.

Pero el diamante no.

     *

El diamante está hecho de átomos.

Y encada átomo, quizás haya otros mundos

que vosotros no creeríais.

Es tan real

el diamante en su jaula,

 I*I

como los de la joya de la corona.

Puede cortar el cris / tal

y hace perder                                                  la cabeza.

Y más arriba,

por encima

de los átomos

y de los píxeles cuadrados,

hay un niño.

Uno que domina

la mente del ladrón,

que no es de guante blanco,

sino de brocha gorda.

De píxeles

al fin y al cabo.

[                                 ]

Un caco.

Un ratero

a las órdenes un crío.

El niño mira al ratero de píxeles

que observa, a su vez,

al diamante de verdad.

El diamante no se puede tocar.

Es como un sueño

que no se puede hacer realidad.

Y lo bueno, amiga mía,

es que el niño no necesita mirar el diamante

para saber que está ahí.

Le basta con seguir al caco.

Le sobra con fijarse en los píxeles

para llegar a los átomos.

El muchacho puede ponerse hasta el culo

de Coca-Colas y chucherías

sin sacarse el diamante de la cabeza.

Sin necesidad de verlo.

Sin que se le caigan los anillos.

)

  O

)

  O

Porque su cráneo

funciona ahora

como esa campana de cristal.

El niño ha calcado con lápiz

las páginas que siguen

a las que fueron arrancadas.

Conoce la magia

…y los secretos.

El muchacho

también ha descubierto el mercurio.

Conoce la alquimia.

Pero, a pesar de eso.

Prefiere el diamante.

Y cuando lo consiga,

si es que algún día lo consigue.

Su cabeza estallará,

como deberían hacer las de todos los magos,

después de formular el hechizo perfecto.

El amuleto

El amuleto era un escarabajo de chapa

que pusiste en mi solapa

 para protegerme de los nuevos pecados

y de las ideas peregrinas.

Lo dejaste allí y me miraste

como una suicida que ve el arco iris

en el instante de apretar el gatillo.

Los dos con mismo enjambre en la cabezzzzzzza.

Los dos con el mismo te-temblor en el ojo.

Y el escarabajo te mordió cuando me besaste.

A ti que me lo regalaste.